J.P.Morgan: “deuda de El Salvador sigue creciendo a un nivel sin precedentes”

J.P.Morgan: “deuda de El Salvador sigue creciendo a un nivel sin precedentes”

Es una de las financieras más antiguas y reconocidas de Estados Unidos. En su análisis también señaló que la perspectiva fiscal del país seguirá siendo frágil.

Vista aérea del Ministerio de Hacienda, principal institución gubernamental encargada de administrar el dinero público. / Foto Por Archivo

Jun 04, 2017- 21:00

La reconocida empresa financiera estadounidense J.P. Morgan destacó, en un reciente análisis sobre el país, que la deuda salvadoreña continúa elevándose a un nivel sin precedentes.

Solo entre enero y abril de este año la deuda creció 1.5% hasta alcanzar los $17,830 millones como producto de un bono de $600 millones emitido en febrero para poder pagar Letras del Tesoro o Letes.

De acuerdo a la financiera, la relación de la deuda nacional con el Producto Interno Bruto (PIB) ascendió a 65.5% el año pasado frente a un 63.7% del año anterior. Sin embargo, con el stock de deuda creciendo, esta relación se ensanchará al 67.2% en 2017 hasta superar los $18 mil millones “en gran medida por la prolongada debilidad fiscal” del país.

“La combinación de un crecimiento económico relativamente bajo y altos déficit fiscales continúa elevando el nivel de la deuda pública a niveles sin precedentes, generando preocupación por la sostenibilidad de la carga de deuda y ponderando sus credenciales soberanas”, señala el resumen financiero.

Lo mismo señaló sobre el déficit fiscal (balance entre ingresos y gastos). Según J.P. Morgan, el déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) se elevó en $51 millones (0.2% del PIB) entre enero y abril pese a que un año antes había tenido un superávit de $ 29 millones generado por un aumento del 1.0% de ingresos equivalente a más de $2,000 millones.

En 2015 el déficit del SPNF se redujo en $ 851 millones (3.3% del PIB) y en 2016, en $ 750 millones (2,8% del PIB) superando el déficit del 3.9% del PIB presupuestado por el Gobierno, sobre todo por el limitado gasto que tuvo que hacer al no contar con financiamiento.

Sin embargo J.P. Morgan augura que para este año el déficit volverá a incrementarse hasta llegar a un 3.3% “dado el estado relativamente débil de la economía y las restricciones de política derivadas de su naturaleza dolarizada”, indica en el informe. “La probabilidad de una material reducción del déficit depende en gran medida de consideraciones políticas y económicas. En consecuencia, prevemos que el déficit será de $ 908 millones (3.3% del PIB) en 2017”, indica la financiera.

J.P. Morgan se suma a la preocupación que han mostrado otras instituciones internacionales como las tres calificadoras de riesgo (Fitch Ratings, Standard and Poor’s y Moody’s) que han señalado al país como menos confiable para pagar sus compromisos de deuda frente a sus inversionistas.

El Fondo Monetario Internacional también está a la expectativa de un posible acuerdo monetario con el gobierno salvadoreño para sanear las cuentas nacionales.

La piedra en el zapato

Las finanzas públicas son la piedra en el zapato para el Gobierno este año. La Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) señaló el viernes que el país se enfrentará a un deterioro de las finanzas en los próximos tres años.

“La reincidente práctica de aprobar presupuestos incompletos ha vuelto a afectar la liquidez del gobierno y eso ha generado más problemas como el impago y toda esta incertidumbre que se viene para los próximos meses”, dijo Carlos Pérez, investigador del área macroeconómica de Funde.

Las cifras de este organismo indican que hay menos recaudación tributaria, a pesar de que ahora el país tiene 22 nuevos impuestos.

Son $72 millones menos lo que se han recaudado en relación a la proyección presupuestaria. “Con tal tendencia, en 2017 la recaudación cerraría $155 millones abajo del presupuesto y un crecimiento total de 3.6%”, indicó Funde.

Fusades también mostró preocupación por las finanzas en su pasado informe de coyuntura económica.

“En los últimos años, el manejo fiscal se ha caracterizado por un entramado de exceso de gasto corriente, presupuestos incompletos, uso de deuda de corto plazo y su posterior reestructuración con eurobonos”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *