En el dia del Abogado… “El Sueño de ser Abogado”

Lic. Jorge Alejandro Zelaya
Gold Service Legal and Business Advisors
El Salvador, Central America.

 

 


*Artículo de Opinión.

El Sueño de ser Abogado…

 

Aún recuerdo estar sentado en la sala de mi casa viendo con mi abuelo las películas de Perry Manson, entre “El caso del fiscal prudente” y “El caso de la viuda errante”; poco después ver mi madre graduarse de la Universidad y todos felicitándola diciendo “Ya eres Abogada”.

Seria en esos tiempo donde inicio mi interés por “El Derecho”, y desde allí como todos los que se enamoran de una profesión, comencé a relacionar todas las acciones y decisiones que rodeaban mi vida, a la carrera; ese momento es donde nace la famosa frase dicha por los padres.. “este desde pequeño traía para…” medico, ingeniero, arquitecto, etc., pero en mi caso fue para abogado.

Al terminar los estudios requeridos para iniciar la carrera, se llegó el momento esperado, la primera clase de “INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DEL DERECHO” recuerdo la magna 4 de la Universidad Centroamericana, un señor calvo, con voz fuerte, y las caras de mis compañeros diciendo “ese Lic es yuca”, “ya la dejamos”, era el Doctor Rafael Duran Barraza, ex presidente del Concejo Nacional de la Judicatura, quien nos inició en este hermoso camino, que por cierto, de más de cien que estábamos el primer día de clase terminamos a duras penas veintidós.

Pasar las materias, adquirir conocimientos, las practicas, las horas sociales, graduarse y al final juramentarse, he allí donde inicia la verdadera lucha, aquella donde cada maestro, cada materia, cada tarea, ha servido para fortalecernos.

Hoy por hoy, lo primero que se presenta en mi mente al pensar en ABOGADO es la palabra DERECHO, estos dos términos están estrechamente ligados, ya que un abogado debe ser conocedor pleno del derecho; por lo cual la abogacía no es tan solo una carrera, ni un oficio, esta interviene más allá de una simple aplicación de normas, es tal vez una de las actividades que tiene mayor repercusión en la sociedad.

El término ABOGADO proviene del latín “advocatus” que significa ayuda o mejor un “llamamiento de auxilio”. Los romanos llamaban o le denominaron PATRONI que significa protectores y ADVOCATI (del verbo ADVOCO-AS-ARE), y eran llamados por quienes necesitaban y solicitaban auxilio, socorro e intercesión. Entonces esta persona la cual denominamos ABOGADO realiza una función de defensa y ataque jurídico en un proceso judicial.

El abogado no se hace con un título, si no con todo ese trajín del diario quehacer, con ver desde su escritorio pasiones más diversas. Ejercer la abogacía, no es una tarea fácil es, pues, una actividad muy vocacional donde en muchas ocasiones no existen horarios; es una profesión en donde los éxitos emocionales y laborales son gratificantes pero siempre van acompañados de mucho sacrificio. El abogado no solo debe tener un hambre de conocimientos sino también debe tener un sentimiento humano tan grande que le permita absorber ese conocimiento en forma provechosa, este debe estar en continuo estudio ya que el derecho es renovable, cambiante y avanza con la sociedad.

El orgullo con el que muestras tu tarjeta, se acompaña con el honor de poder responder a una necesidad, cuando las personas depositan su confianza en nosotros, poniendo en nuestras manos sus problemas, o decisiones tan personales como servir en su boda, adoptar a su futuro hijo , divorciarse o hacer su testamento, por otra parte situaciones tan delicadas como su libertad, la transferencia de sus bienes o la protección de su dinero; Son esos momentos cuando en respuesta a esa confianza, procuramos realizar el mejor de los trabajos, haciendo valer los derechos de nuestros clientes; esos clientes que muchas veces son amigos, vecinos o familiares, que confían en nuestro talento para defender sus intereses, allí es cuando vemos hacia atrás y decimos que el camino recorrido hasta aquí, ha valido la pena, y que si alguna vez tendríamos la opción de volver a recorrerlo, sin duda lo haríamos sin ningún titubeo.

La abogacía es sin duda una de las profesiones más nobles y necesarias para el desarrollo de la sociedad, pues bajo nuestra responsabilidad recae la custodia de los derechos y las obligaciones que la ley nos manda a representar en las catedrales que nosotros les llamamos “Juzgados”; todo Abogado ejerce un rol en esta compleja máquina de la justicia, desde Magistrados, Jueces, fiscales, Procuradores, Litigantes, los que se encuentran en el libre ejercicio de la profesión, docentes, directores legales y colaboradores, quienes se esfuerzan cada día para que la ley y la justicia se mantengan cerca una de la otra, dando orden a esta convulsa época que nos ha tocado vivir.

En fin este día recordemos el viejo Código Civil, el marcado Código Penal y esa desgarrada Constitución que nos sirvieron tanto a lo largo de nuestros estudios; allá cuando veas a un colega o aun estudiante con el código bajo el brazo, discutiendo un caso o peleando por el bienestar de su cliente, nos debe hacer recordar que “donde haya derecho allí deberá siempre haber un abogado”…

Feliz Día Colegas…

Copyright © Todos los Derechos Reservados 2017 Gold Service. S.A de C.V


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *