Desde el sueño del proyecto hasta la materialización de una empresa.

 

Lic. Jorge Alejandro Zelaya
Gold Service Legal and Business Advisors
El Salvador, Central América.

 


Desde el sueño del proyecto hasta la materialización de una empresa.

*Artículo de Opinión.

Resumen

El término “Dreamer” con el cual se le conoce a los niños y jóvenes que ingresaron a Estados Unidos de manera irregular acompañando a sus padres, en la mayoría de los casos, y que sin saber su condición migratoria han crecido y vivido en este país al que consideran su hogar[1], puede tomar también la connotación propia de la palabra “soñadores”, que abarca también a los futuros emprendedores.

En El Salvador, nos encontramos con estos “soñadores” con más frecuencia de la que se pudiera imaginar, al juzgar por todas las cifras y noticias que envuelven al país en el día a día; pandillas, miedo , inseguridad, decepciones políticas, entre otros elementos, no han podido parar a los Salvadoreños en su afán por sostener sus sueños de superación.

Abstract.

The term ‘’dreamer’’ which know as  young and children’s who immigrate illegal to United States with these parents, in the most of the cases,  without knowledge  of immigration condition, they grow up and lived in this country as their home. They can take the connotations of the word ‘’dreamer’’ which also cover the results of the entrepreneurs.

In El Salvador, we found with these ‘’dreamers’ more often than can imagine, judging by all news and numbers related  at the country daily, gangs, fear , insecurity , political disappointments, among others problems,  have not been stop the wish of Salvadoran people  to continuous of their dreams of successful.

  Probablemente, todos conocemos a un soñador, el cual con afán, esmero y mucho entusiasmo nos cuenta sus proyectos, inclusive, muchas veces somos nosotros esos entusiastas, que damos vueltas una y otra vez a las ideas en nuestra cabeza, idealizando como será nuestro negocio, como venderemos nuestro producto, o como presentaremos nuestros servicios; en ese sueño, contratamos amigos y conocidos quienes pensamos que serán los más adecuados en los cargos, luego lo pensamos mejor y los despedimos, inclusive llegamos a  visualizar cómo funcionan detalles tan minuciosos como programas, membretes en la papelería, el color de las paredes de nuestra oficina, o hasta el adorno en nuestro gran escritorio de jefe.

Una vez tenemos clara la idea en nuestro cerebro, comienza la etapa de elaborar el proyecto; Es en este momento donde de nuevo, se abren distintas vías para conseguir la valiosa información que necesitamos para el inicio de la materialización de este “sueño”; unos deciden estudiar carreras que su nombre parecen tener la respuesta a todas nuestros deseos empresariales, aparece la Administración de Empresas, la Mercadotecnia, la Publicidad e inclusive nominalmente la Economía, las cuales nos ofrecen desde el punto de vista académico, casos y soluciones teóricas, que aparentemente coinciden con los elementos que aparecen en estos sueños, y que poco a poco a medida que avanzamos en la carrera vamos adecuando, descartando o validando.

Otra opción es el famoso aprendizaje por herencia, el cual debe ser abordado con una visión holística que abarque tanto de la sucesión en la gestión como en la propiedad. En particular, es un proceso que a diferencia del académico en donde se nos presentan teorías clásicas y modernas sobre la administración, debemos sumar la tarea de reflexionar sobre los desafíos de sustentabilidad financiera de la familia.

Una tercera vía, casi siempre la más utilizada en nuestros países, es la experiencia tras  la venta de nuestra fuerza laboral, éste método representa una moneda al aire para nuestros “sueños” iniciales, ya que es aquí donde poco a poco nos podemos acercar o alejar de las ideas que teníamos para comenzar a materializar los proyectos que rondan desde hace tiempo en nuestras cabezas.

El inicio de la vida laboral conlleva la posibilidad de conseguir aperturar una nueva etapa de la vida, como parte de una empresa, cuyo rubro sea acorde al proyecto con el cual nosotros soñamos, en la cual lo más indicado es aprovechar las ventajas que este tipo de experiencia nos brinda, las cuales dándose el caso, sería un beneficio agregado al salario que devengamos por nuestro tiempo y esfuerzo; cumpliéndose éste escenario no queda más que afinar nuestros sentidos y aprovechar esta modalidad de educación laboral.

Por otra parte, podemos encontrarnos con otro escenario común, en el cual la necesidad nos haga laborar en un lugar con una actividad alejada de nuestro proyecto personal, en el cual como buenos emprendedores, debemos aprovechar todo lo que ésta oportunidad nos brinda, e idear la forma de potenciar las experiencias adquiridas, tratando a la medida de las posibilidades, incorporarla en nuestros proyectos.

Una vez cumplido el requisito de la famosa experiencia, sea por cualquiera de las situaciones antes descritas u otras, llega el momento de iniciar nuestra empresa, es aquí donde ya debemos de comenzar a tener claros algunos conceptos como: Sociedad mercantil, empresa, proyecto, impuestos, registro y permiso entre otros.

La sociedad mercantil es una persona jurídica que tiene como finalidad realizar actos de comercio sujetos al Derecho comercial. La sociedad mercantil posee carácter nominativo en donde existe la obligación y la aplicación de ese aporte para lograr un fin económico.

Empresa es una unidad económico-social, integrada por elementos humanos, materiales y técnicos, que tiene el objetivo de obtener utilidades a través de su participación en el mercado de bienes y servicios.

Proyecto proviene del latín proiectus y cuenta con diversas significaciones. Podría definirse a un proyecto como el conjunto de las actividades que desarrolla una persona o una entidad para alcanzar un determinado objetivo.

Impuesto es un tributo que se paga al estado para soportar los gastos públicos. Estos pagos obligatorios son exigidos tantos a personas Naturales, como a personas jurídicas.

Registro un grupo administrativo o servicio público, encargado de dejar constancia de los hechos o actos relativos al estado civil de las personas naturales, así como otros que las leyes le encomienden.

Permiso en un consentimiento dado por una persona o una institución  con autoridad para hacerlo, con el cual se autoriza la realización de una actividad lícita dentro de los límites y  potestades que la ley le confiere.

Una vez tengamos claras las definiciones y diferencias entre conceptos, iniciaremos decidiendo que tipo de comerciante queremos constituir; Nuestro Código de Comercio, clasifica a los comerciantes en: individuales y sociales (sociedades), del artículo 2° del Código de Comercio en el cual literalmente dice:” Son comerciantes:

  1. a) Las personas naturales titulares de una empresa Mercantil que se llaman comerciantes individuales (libro primero los comerciantes y sus auxiliares título I, comerciante individual). Art. 7 al 16
  2. b) Las sociedades, que se llamen comerciantes sociales (Título II, comerciante social, capítulo I – del artículo 17 al 43.

Una vez evaluada esta decisión, dado el caso de querer conformar una sociedad, debemos constituirnos en una escritura pública (Una escritura pública es un documento público en el que se hace constar ante un notario público un determinado hecho o un derecho autorizado por dicho fedatario público, que firma con el otorgante u otorgantes, dando fe sobre la capacidad jurídica del contenido y de la fecha en que se realizó); elaborado el documento debidamente certificado iniciamos la obtención de los permisos, en los registros correspondientes, esto nos lleva  a solicitar distintos tipos de afiliaciones: Al contratar empleados, el comerciante individual o social debe inscribirse en el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB), en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), con el fin de cumplir con las obligaciones que le corresponden.

Dentro de las decisiones accesorias que debemos tener presente, está el registro de nuestra marca, en El Salvador, el Art. 4 de la Ley de Marcas y Otros Distintivos entiende que “las marcas podrán consistir, entre otros, en palabras o conjuntos de palabras, incluidos los nombres de personas, letras, números, monogramas, figuras, retratos, etiquetas, escudos, estampados, viñetas, orlas, líneas y franjas, sonidos, olores o combinaciones y disposiciones de colores”… este proceso se realiza en el registro de la propiedad intelectual del CNR.

Una vez en marcha nuestro proyecto, éste ira adoptando un lugar en el mercado, el cual por seguimiento a la legalidad es clasificada según distintos criterios de su funcionamiento:

Según el Banco Central de Reservas de El Salvador, las empresas se clasifican de la siguiente forma.[2]

Clasificación de las empresasCriterio institucional.
Nº de empleadosMonto de los activos de las empresas
Micro EmpresaDe 1 a 10No excede de $11,428.57
Pequeña empresaDe 11 a 19Cuyo activo total es inferior a $85,714.42
Mediana EmpresaDe 20 a 99Cuyo total de activos no excede los $228,571.41
Gran EmpresaDe 100 a más empleadosCuyo total de activos sea mayor de $228,571.41

Conclusión:

Llegados a este punto, y comprendiendo que como todo proyecto, es dependiente de distintos factores que lo componen, tanto internos como externos, parece ser que lo mejor es crear un programa para su diseño y ejecución, este deberá abarcar todos los momentos, desde la ocurrencia de la idea base, la trasformación proveniente de la madurez de la misma, el estudio y análisis de todos los factores que puedan influir en su materialización y la legalización de nuestro proyecto, nos llevara, aludiendo a los previsores de riesgo básicos, hasta la apertura física o virtual de nuestra empresa.

Copyright © Todos los Derechos Reservados 2017  Gold Service. S.A de C.V

[1] El nombre “dreamer” o soñador surge paralelamente al proyecto de ley bipartidista conocido como el “Dream Act”, el cual se presentó por primera vez en 2001, pero hasta el momento no se ha logrado su aprobación a nivel federal.

[2] Cuadro de Clasificación de las empresas salvadoreñas adoptado por el BCR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *