¿Sabes qué es la resiliencia?

RESILIENCIA

Escrito por la Dra. María Elena Humphrey, Psicóloga Organizacional

La resiliencia es importante en una empresa porque es la capacidad individual para tolerar frustraciones y pérdidas, adaptarse al cambio, ser flexible ante crisis. Se puede decir que ser “resiliente” es saber rebotar (como cuando uno tira una pelota al suelo y rebota hacia arriba). No todas las personas tienen esa habilidad, pero se puede adquirir. Los resilientes son empleados que forman un excelente trabajo en equipo. Se comunican eficazmente y logran utilizar métodos para solucionar problemas, tienen inteligencia emocional, se auto-regulan, y pueden manejar emociones negativas

Ser resiliente no significa estar libre de malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. Los eventos como la enfermedad, problemas financieros y familiares, producen inseguridad, incertidumbre y dolor. La gran cualidad de los resilientes es que pueden recuperarse. Eso es rebotar es como tener un resorte, que se empuja hacia abajo, pero luego recupera su forma.

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Los empleados resilientes son productivos y mantienen su motivación, porque son fuertes ante los problemas.

Uno de los factores más importantes en la resiliencia es tener fuentes de apoyo, interno y externo. Esto es, generar pensamientos positivos a pesar de lo que se vive y mantener relaciones cariñosas de apoyo a su alrededor; eso ofrece seguridad y contribuye a afirmar la resiliencia de la persona.

El camino que lleva a la resiliencia no es un camino fácil, pues los resilientes han sufrido. Lo que los distingue de los no-resilientes es que no son fácilmente derrotados. Los resilientes sacan la fuerza que les permite seguir con sus vidas frente la adversidad o la tragedia. La resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar. Pero, ¿cómo lo hacen?

En el trabajo, los resilientes se distinguen porque su planificación laboral es realista y se proponen, con constancia e iniciativa a seguir los pasos necesarios para finalizar sus proyectos. Si se les pregunta acerca de su vida, responden con entusiasmo y positivismo, a pesar de lo que pudiera estar pasando. Tienen confianza en sí mismos, si tienen jefes o compañeros de trabajo difíciles, pueden utilizar estrategias para no dejarse amedrentar o sentirse rechazados.

Una estrategia personal para desarrollar la resiliencia en la familia y en la casa es enfocarse en las experiencias y recursos de fortaleza personal del pasado. Pregúntense: ¿Qué ha sido difícil? ¿Cómo ha resuelto dificultades? Piense en lo que le ha ayudado a mantener su equilibrio.

Si hay algo que le molesta en el trabajo, piense en lo que más le gusta de su trabajo, pues tiene que haber algo que sí vale la pena, y convénzase que debe seguir adelante para poder seguir funcionando. Lo peor es quejarse con los demás o querer cambiar la situación si es que se enfrenta con un jefe narcisista y poderoso, por ejemplo. Considere lo que sí le satisface, y analice si es necesario alejarse, descansar y llenarse de energía nuevamente. Si no puede hacerle frente a una situación en su trabajo, decida buscar mejores opciones laborales. El dinero no es todo, sino que su satisfacción laborar es la prioridad. Uno pasa demasiado tiempo trabajando como para desgastarse o enfermarse.

Cuando haya agotado sus ideas de cómo ser más resiliente, busque ayuda, más allá de la familia y amistades, las personas encuentran ayuda en:

  • Grupos de personas con problemas similares de su comunidad. Al compartir información, ideas y emociones, las personas que participan en los grupos pueden ayudarse a sí mismos y encontrar apoyo al reconocer que no se encuentran solas ante esa difícil situación.
  • Lecturas de biografías de personas que han tenido éxito en situaciones adversas.
  • Información valiosa en Internet de blogs, PDFs, libros de auto-ayuda, grupos de coaching, hasta consejería, con casos similares.
  • Consultar con un psicólogo organizacional, quien puede dar asistencia a las personas para desarrollar una estrategia apropiada para salir adelante, en situaciones laborales.

Referencias

Santos, Rafaela (2013). Levantarse y luchar. Barcelona. Random House Mondadori. S.A. 2º Edición

Forés, Anna y Grané, Jordi (2008): La resiliencia. Crecer desde la adversidad. Barcelona: Plataforma Editorial.

Poletti, Rosette y Dobbs, Barbara. (2005). La Resiliencia: Arte de resurgir de la vida. Argentina: Editorial Lumen Humanitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *