01 DAE Decomisa 9,520 municiones en el aeropuerto (22 de Julio de 2017)

Resultado de imagen para municiones rip decomisadas el salvador

Decomiso. Estas son las municiones decomisadas en el aeropuerto porque la DAE presume que son prohibidas.

Son marca RIP, una munición que se caracteriza por ser expansiva. Las expansivas son prohibidas en el país. Venían destinadas a una armería que recibió el aval del Ministerio de la Defensa para la importación.

22 de Julio de 2017 a la(s) 0:0 / Ezequiel Barrera /Ricardo Flores

El Ministerio de la Defensa Nacional (MDN) otorgó un permiso especial a la armería El Nuevo Alto Impacto para importar un cargamento de 9,520 municiones marca RIP. La División de Armas y Explosivos (DAE) de la Policía Nacional Civil (PNC) las decomisó el pasado miércoles porque, según el acta de decomiso, están prohibidas por la Ley de Control y Regulación de Armas y Explosivos.

“El decomiso es por infringir el artículo 8 de la Ley de Armas y el artículo 45 del reglamento de la misma ley, en los que se manifiesta que las municiones prefragmentadas son prohibidas”, se lee en el acta de la Policía, en la cual los investigadores hacen constar que decomisan las municiones con el objetivo de realizar los trámites para un peritaje.

El permiso especial para importar las municiones RIP fue firmado por el director de Logística del Ministerio de la Defensa, José Mario Blanco Hernández, para el periodo de vigencia comprendido entre el 11 de julio y el 11 de agosto. En ese documento se lee que la Compañía Nacional de Ventas de El Salvador, S. A. de C. V. cuyo nombre comercial es El Nuevo Alto Impacto, tiene la autorización de importar y comercializar las municiones con personas naturales y jurídicas.

El cargamento llegó desde Estados Unidos esta semana al Aeropuerto Internacional Monseñor Romero. El cargamento es en detalle: 4,520 municiones RIP para calibre 9 milímetros, mil municiones RIP para calibre .380, dos mil RIP para calibre .45 y dos mil RIP más para calibre .40.

Las municiones RIP (Proyectil Radicalmente Invasivo, por su siglas en inglés), son balas que tienen un alto poder destructivo, debido a que son capaces de subdividirse en partes con el objetivo de alcanzar los órganos vitales de una persona. La empresa fabricante detalla en su sitio de internet que esas balas fueron diseñadas con aberturas de trayectorias separadas, para que una vez que penetre “los ocho fragmentos de la bala causan pequeños orificios alrededor del punto de entrada principal, lo que hace que varios canales de la herida alcancen los órganos vitales de una forma más efectiva”.

Ese alto poder letal, de acuerdo con la DAE, las convierte en una munición prohibida para ser comercializada en el país. “Ocurre que esas balas están prohibidas en el país por la Ley de Armas, porque son expansivas y causan un enorme daño”, dijo una fuente de la DAE, que pidió anonimato.

El reglamento de la Ley de Control y Regulación de Armas de Fuego y Municiones del mismo Ministerio de la Defensa establece que está prohibida la importación de munición “que puede ser prefragmentada o detonante y aquella cuya ojiva colapsa al impacto, lanzando fragmentos o perdigones”.

Armería niega prohibición

Mauricio Eduardo Cuéllar Valle, vocero de la armería, aseguró que agentes de la DAE dudaron al ver las municiones y “creyeron que eran de las ilegales”. Esa duda, según Cuéllar, no fue aclarada con el Ministerio de la Defensa, “que es la única institución que hace los peritajes y que establece cuáles son de las legales y cuáles no”.

Cuéllar agregó que desde el momento en que la armería fue notificada del decomiso del cargamento, el representante legal, Carlos Melara, acudió ante el Ministerio de la Defensa.

“En Defensa han dicho que no nos preocupemos, que toda nuestra documentación está en orden y que en dos semanas nos entregarán las municiones, porque todo es legal”, declaró Cuéllar.

El vocero de la armería también explicó, según su interpretación, que la duda de la Policía radica en que las municiones RIP importadas tienen un diseño similar a las expansivas, pero, según él, el lote que les han decomisado no son expansivas.

“Esta no es la primera vez que Defensa nos da un permiso como este. Por eso nos extraña el mal procedimiento de la Policía. Quizá en la Policía hacen rotaciones y los agentes que vienen no saben de estos procesos”, agregó el vocero de la empresa.

El permiso firmado por el coronel Blanco también explica que toda la munición, una vez en El Salvador, “deberá ser entregada a los interesados, quienes con custodia de la PNC, se trasladarán a la Brigada Especial de Seguridad Militar entregándola al jefe del almacén de importaciones del Ministerio de la Defensa, quien dará el recibo de ingreso”. Por ley, el ministerio debe hacer un peritaje de todo lo importado.

Este periódico intentó contactar al ministro de la Defensa, David Munguía Payés, para preguntarle cuál es la justificación y base legal para otorgar el permiso especial de importación de este tipo de municiones, pero hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.

De igual forma se solicitó una entrevista con el director de Logística del Ministerio de la Defensa, para consultarle por qué firmó el permiso especial, a pesar de que la Ley de Control y Regulación de Armas, en su artículo 8, es explícita en decir que ese tipo de municiones no se pueden utilizar, pero tampoco hubo respuesta.

Contratista del Estado

Según el Registro de Comercio, la armería le vendió en 2015 al Ministerio de la Defensa el “suministro de materia prima para el ensamble de munición” por $408,550. Además, en el balance de 2012 aparecen en las cuentas por cobrar la Alcaldía de Ilopango y la Dirección de Centros Penales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *