Los Food Trucks, negocios sobre ruedas.

El 70 % de negocios son administrados por chefs profesionales, que dinamizan la metal mecánica con adaptación de sus camiones. Hay por lo menos 32 carros de estos en el Área Metropolitana, cada uno emplea, por lo menos, entre tres y siete personas.

El Food Truck Churrasco Griego ubicado en las cercanías del Hotel Presidente, ofrece comida griega, árabe y opciones vegetarianas. Foto EDH por Mauricio Cáceres
Por Magdalena Reyes, negocios@eldiariodehoy.com

Sep 29, 2017- 20:09

Lo que comenzó como un experimento para ofrecer alimentos de una manera diferente allá por el año 2015 en San Salvador, con las opciones de comida venezolana y argentina, ahora se ha convertido en toda una gama de oferta de comida gourmet.

En la actualidad conforman toda una industria de la alimentación, muchos de ellos de emprendedores con conocimientos de alta cocina.

La mayoría de los Food Truck en el Gran San Salvador se concentran en las cercanías del Museo Marte en la colonia San Benito, aunque ya hay en Santa Tecla, la avenida Olímpica en San Salvador, Santa Ana y Sonsonate.

En la zona de San Benito se encuentran desde los tradicionales sandwiches con papas fritas, churrascos, tortas, hamburguesas, hasta más elaborados platillos como comida griega, mariscos y churros dulces, entre otros.

Hungry-Megerncy ofrece variedad de platillos desde sandwiches, tacos y gringas.

De acuerdo con Alejandro Panameño, de la comunidad Foodtruckslover, lo que diferencia una venta de estas con un puesto de comida ambulante es la experiencia del cliente, en la que puede involucrar todos sus sentidos al momento que ve cómo le están preparando sus alimentos.

Según Panameño el 70 % de estos negocios son administrados por chef profesionales que han emprendido sus propios proyectos.

Muchos de estos profesionales tiene experiencia de cocina extranjera y en sus negocios emplean de tres a siete personas de forma directa, más los trabajos indirectos que benefician con las compras a proveedores como panaderías, importadores de carnes, verduras y cajas y bolsas, por mencionar algunos.

Los Food Truck iniciaron en el país con tres camiones, luego en 2015, se sumaron tres más y alcanzaron el boom en 2016, ahora sobrepasan los 32.

Una oportunidad para emprender

Panameño destaca que muchos salvadoreños ven en este tipo de actividad la oportunidad para crear su propio negocio. La comunidad Food Trucklovers inclusos ofrece el servicio de renta de este tipo de vehículos.

De acuerdo con Panameño la renta de estos carros puede rondar una inversión de $1,000 mensuales, más los costos para inventarios.

Las ventas promedio en estos puestos de comida pueden llegar a ser de hasta 250 porciones al día en temporada alta; en fechas comunes pueden colocarse entre 60 y 70 porciones con un consumo estimado de $10 por comensal.

Raúl Ernesto García del reconocido Food Truck Che Mafalda, uno de los pioneros en el país, hace una reseña de como han mejorado en cuanto a brindarles comodidad a los clientes.


Al principio no contaban con mesas ni sillas, pero las personas esperaban hasta 45 minutos para recibir su platillo y comer parados.

García también destaca como han ido mejorando los procesos de producción y la modificación de los vehículos en su interior.

Agrega que ellos como otros tres negocios, de los 18 que aparcan en las cercanías del Museo Marte, utilizan paneles solares para abastecerse de energía.

“Así es mejor para los clientes, porque las plantas hacen bulla y también se cuida el medio ambiente”, destacó.

Este tipo de negocios también ha dinamizado la industria metal mecánica del país, con la compra y remodelación de los camiones, que principalmente provienen de Estados Unidos.

Además dinamizan la industria cuando se equipa el vehículo con todos los implementos necesarios para preparar los alimentos en su mayoría a base se acero inoxidable.

Algunos retos

Los negocios sobre ruedas, por su singulares características enfrentan algunos obstáculos como la falta de una normativa de salud que regule la inocuidad en la preparación de sus alimentos, por no tratarse de un inmueble fijo.

En este momento no existe un marco legal bajo el que cual el Ministerio de Salud pueda darles una autorización; sin embargo, procuran mantener la calidad de sus procesos, para que la experiencia de los clientes les haga regresar.

Por lo menos un 15 % de estos negocios poseen un establecimiento donde preelaboran sus alimentos y cuentan con certificación sanitaria, según Panameño.

Entre las proyecciones para estos negocios está el establecimiento de un parque donde se establezcan los Food Truck, con sus respectivos permisos de Salud y de la municipalidad, en este momento se contempla instalarlos en un terreno en Santa Tecla.

De acuerdo con Panameño esto le permitiría a este tipo de negocios darles una visión de mediano y largo plazo.

Estos establecimientos tienen su principal referente en Estados Unidos, pero se han convertido en una tendencia a nivel de Latinoamérica.

Entre las ventajas que destacan los emprendedores con estos negocios están menor inversión versus la de un establecimiento fijo, el retorno de inversión es más rápido, mayor acercamiento con el cliente y movilidad hacia donde se encuentra el negocio. Entre las recomendaciones de los emprendedores están revisar las ordenanzas municipales.

Te compartimos algunas publicaciones de Foodtruckslover en Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *