El Salvador: créditos productivos crecen 6% y superan los $6,000 millones

créditos productivos crecen

Los préstamos brutos totales del sector bancario en El Salvador reportaron el año pasado un saldo de $13,162 millones, de los cuales el 46 % fue destinado a actividades productivas. Además, los depósitos tuvieron un crecimiento histórico de 11 %.

Desde 2011, el otorgamiento de créditos en El Salvador ha estado experimentando un ritmo de crecimiento más alto que el resto de la economía nacional. El saldo de créditos brutos ascendió al cierre del año pasado a $13,162 millones, lo que significó un alza anual del 5 %, que es ligeramente inferior a lo experimentado en 2018, pero arriba de la proyección de crecimiento del PIB que es de 2.3 %, reportó la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA).

Al analizarlo por sectores, Luz María Serpas, directora ejecutiva de ABANSA, apuntó que el 46 % del total (equivalente a $6,090 millones) estuvo destinado para el sector empresarial y tuvo un crecimiento del 6 %, el cual es uno de los más altos registrados en los últimos años y superior al desempeño del resto de sectores.

Por rubros o actividades económicas, comercio, industria manufacturera y servicios obtuvieron la mayor cantidad de financiamiento, con $1,712 millones, $1,290 millones y $975.4 millones, respectivamente. Estas tres ramas económicas representaron el 65 % del total del saldo.

Serpas aseguró que también destacó el sector construcción, que desde 2017 experimenta un dinamismo con el desentrampamiento de varios proyectos residenciales y corporativos. Este tuvo un saldo de $667.5 millones, $212.5 millones más que el año pasado, y representó el 5 % del total de la cartera crediticia salvadoreña.

El 35 % de préstamos del sistema bancario ($4,538 millones) fue para personas naturales y el 19 % fue para créditos hipotecarios.

«El sector bancario se mostró muy sólido y solvente, con bajos índices de mora que ahora ronda el 1.7 %, lo que significa que la gran mayoría paga sus cuotas al día», detalló Raúl Cardenal, presidente de ABANSA.

Fondeo y liquidez

En cuanto a los depósitos, estos alcanzaron en 2019 un saldo de $13,679 millones, un crecimiento anual de 11 %. Este es el mayor incremento registrado en los últimos cinco años. Cardenal destacó que con esta alza, los depósitos se convirtieron en la principal fuente de fondeo de la banca (82 %), lo que redujo la necesidad de acudir a préstamos internacionales y bajó la presión de los intereses.

Como un beneficio para los clientes, esta abundancia de liquidez mantuvo estables y hasta redujo las tasas de interés.

A juicio de Serpas, los factores que impulsaron al sector fueron: la eliminación del impuesto a las operaciones financieras y el envío de remesas, que ha decrecido un poco el ritmo, pero que se mantienen fuertes y constantes. Estos factores en conjunto mejoraron la liquidez de la banca y eso implicó más recursos disponibles para apoyar el crecimiento económico de las empresas y las personas, detalló.

Cardenal se mostró optimista del panorama para el sector en 2020, pero dijo que causan preocupación las tensiones entre el Presidente de la República, Nayib Bukele, y la Asamblea Legislativa, pues afecta la percepción del país por parte de los inversionistas y puede deteriorar la calificación de riesgo soberana.

Además, señaló que es necesario continuar impulsando medidas que amplíen el acceso al crédito formal para abrir las puertas de la bancarización a microempresarios, que por limitaciones de requisitos tienen que acudir a los usureros.

 

Por Leonel Ibarra | Recopilado de eleconomista.net el 21 de febrero del 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *